He sido capaz de hacer viradas en solitario

Asistí al curso de tecnificación de vela sin tener ni idea de las partes de una vela, me apunté porque mi marido es un apasionado y decidí acompañarlo, casi por compromiso.

El primer día de formación salí entusiasmada con la vela, sentí que no era imposible en mi caso llegar a dominarlo.

Las clases teóricas fueron dándome cada vez más conocimiento, pero al mismo tiempo más seguridad de poder hacer lo adecuado con las velas, de conocer su rumbo, los vientos y sobretodo de en qué momento realizar los ajustes.

La guinda del pastel fueron las clases prácticas (soy una persona que siempre le ha tenido mucho respeto a la navegación en velero). En el momento de salir de puerto y decir en voz alta “ya podemos apagar el motor” fue increíble hasta para mí misma, deseando apagar el motor, algo que antes era impensable pues me daba seguridad.

He sido capaz de hacer viradas en solitario, apoyar en todas las tareas de trimado de velas, de forma segura, sabiendo el por qué se caza más o menos un cabo, o bien por qué largas 5cm otro.

Todo esto gracias a la gran capacidad de comunicación, conocimientos, experiencia y motivación del profesor, alguien que se convierte en un mentor de vela para ti, dándote una seguridad increíble y sobretodo apostando por que logres los objetivos del curso.

Hace unos meses para mi era impensable tener el nivel que tengo ahora, soy feliz de haber avanzado gracias a este curso, lo recomendaría indudablemente, pues es un antes y un después de esta formación y de conocer a este gran docente.

Sonia Tello

Sonia Tello
PER 2020
Ergónoma.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.